Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


COMENTARIO DE LA LECCIÓN 

II Trimestre de 2008 

"Jesús es maravilloso" 

Lección 12 

(14 al 21 de Junio de 2008) 



La eficacia de su ministerio sacerdotal 



Éxodo 25:8; Mateo 27:50, 51; Hechos 7:54-56; Hebreos 6:19, 20; 7:23-38; 8:1, 2; 9. 



1. ¿Cómo era el Santuario Terrenal? (Éxodo 25-31) 

Procuraremos en este primer epígrafe, comprender la composición y elementos del 
Antiguo Tabernáculo o Santuario Terrenal que Dios mandó a Moisés que construye- 
ra según su diseño. 

"Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos. Conforme a 
todo lo que te voy a mostrar, conforme al diseño del tabernáculo y al diseño de 
todo su mobiliarío, así lo haréis. (...) Y mira que los hagas según el diseño que 
te ha sido mostrado en el monte" Éxodo 25:8-9, 40 (LBLA - destacado nuestro) 

Dios es el diseñador del Antiguo Tabernáculo. Dios mostró a Moisés aquel dise- 
ño/modelo tal como Él quería que fuera. Este hecho está registrado en Éxodo 25 don- 
de se dan las prescripciones para la construcción del tabernáculo ( Ofrendas váli- 
das para el tabernáculo , versículos 1-9 y Ex 35.4-9; el Arca del Testimonio , versículos 
1 0-22 y Éxodo 37:1 -9; la Mesa para el pan de la proposición, versículos 23-30 y Éxodo 
37:1 0-1 6; el Candelabro de oro , versículos 31 -40 y Éxodo 37:1 7-24). Entre los capítu- 
los 25 y 30 de Éxodo se explica aún más detalles, partes y mobiliarios (ej. el Altar de 
sacrificios, el Altar para incienso, etc.) 

Sin embargo, lo que ahora nos interesa, es conocer el tabernáculo propiamente dicho, 
y sus mobiliarios. Para ello observa la animación guiada a través del mismo, y sigue 
con la vista el dibujo que aparece debajo (pon los altavoces altos, dado que la locución 
es baja y se pierde con la música de fondo) 




Visita guiada por el tabernáculo/santuario terrenal 



2. Altar de sacrificios 

3. Fuente de bronce 

4. Candelabro de oro 

7. Mesa de los panes de la proposición 
6. Altar para inciensos 

8. Arca del Testimonio 

Una vez conocidos los diferentes mobiliarios y sus funciones, entonces estamos prepa- 
rados para ver si la Biblia nos dice algo respecto de la relación entre dicho santuario y 
el santuario celestial junto a la función sacerdotal de Cristo en el mismo. 

Lo que no resulta lógico, al menos bajo el principio de "sola scriptura", es suponer que 
cada elemento del santuario terrenal debe estar representado de idéntica manera y 
forma en el santuario celestial. Es decir, el camino interpretativo no debe resultar de 
una traslación del "terrenal" al "celestial", sino que debemos dejar que la Biblia nos 
ayude a interpretar por sí misma los elementos que son realmente importantes para 
nosotros (las especulaciones fuera de la Biblia, no sólo son peligrosas para el cristia- 
nismo, sino que resultan teológica y metodológicamente inapropiadas) 



2. ¿Cuál era el significado esencial del Santuario Terrenal? 

Dado que explicar con detalles cada uno de los elementos excede el objetivo de este 
comentario, a continuación nos centraremos en el significado esencial que todo el San- 
tuario terrenal en su conjunto tenía para el pueblo de Israel. Esto nos permitirá, luego, 
comprender la relación que este sistema ritual tiene con Jesús como sumo sacerdote 
ministrando en el santuario celestial. 

En el Antiguo Testamento todo el santuario celestial en su conjunto fue creado con 
la función de permitir que Dios pueda habitar entre su pueblo. El Santuario era el 
medio, herramienta o método DISEÑADO POR DIOS MISMO para poder cohabitar 
con su pueblo escogido, encontrarse con él, hablarle y que éstos pudieran reconocer 
en Él al Señor, el único y verdadero Dios que los sacó de Egipto. 

"Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos. Conforme a 
todo lo que te voy a mostrar, conforme al diseño del tabernáculo y al diseño de to- 
do su mobiliario, así lo haréis" Éxodo 25:8-9 (LBLA - destacado nuestro) 

"Allí me encontraré contigo, y de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubi- 
nes que estén sobre el arca del testimonio, te hablaré acerca de todo lo que he 



de darte por mandamiento para los hijos de Israel" Éxodo 25:22 (LBLA - desta- 
cado nuestro) 

"Seré holocausto continuo por vuestras generaciones a la entrada de la tienda de 
reunión, delante del SEÑOR, donde yo me encontraré con vosotros, para 
hablar allí contigo . Y me encontraré allí con los hijos de Israel, y el lugar seré san- 
tificado por mi gloría. Santificaré la tienda de reunión y el altar; también santificaré 
a Aarón y a sus hijos para que me sirvan como sacerdotes. Y habitaré entre los 
hijos de Israel, y seré su Dios. Y conocerán que yo soy el SEÑOR su Dios, 
que los saqué de la tierra de Egipto para morar yo en medio de ellos. Yo soy 
el SEÑOR su Dios" Éxodo 29:4246 (LBLA - destacado nuestro) 

Ahora bien, para que Dios pueda cohabitar con seres humanos pecaminosos deb- 
ían éstos seguir ciertas conductas, procedimientos y normas impuestos por Dios que 
de alguna manera represente la pureza o limpieza redentora que Dios hace por su 
pueblo. De lo contrario, cualquiera que pretendiera acercarse a Dios sin dicha "gracia", 
moriría (ej. Éxodo 30:21 , Éxodo 28:43) y/o no sería posible dicha relación (redención). 

Si os fijáis bien, tanto el pan, la lámpara, los corderos y el incienso debían "estar" 
CONTINUAMENTE (es decir, el pan sobre la mesa, la lámpara ardiendo, los corderos 
sacrificándose tanto por la mañana como por la tarde, y el incienso encendido... todos 
perpetuamente o continuamente). 

"Y pondrás sobre la mesa el pan de la Presencia perpetuamente delante de mí" 

Éxodo 25:30 (LBLA - destacado nuestro) 

"Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas 
para el alumbrado, para que la lámpara arda continuamente . En la tienda de 
reunión, fuera del velo que está delante del testimonio, Aarón y sus hijos la man- 
tendrán en orden delante del SEÑOR desde la tarde hasta la mañana; será esta- 
tuto perpetuo para todas las generaciones de los hijos de Israel' Éxodo 27:20- 
21 (LBLA - destacado nuestro) 

"Esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, conti- 
nuamente. Ofrecerás uno de los corderos por la mañana y el otro cordero lo ofre- 
cerás al atardecer;" Éxodo 29:38-39 (LBLA - destacado nuestro) 

"Y cuando Aarón prepare las lámparas al atardecer, quemará incienso. Habrá in^ 
cienso perpetuo d elante del SEÑOR por todas vuestras generaciones. (...) 
Aarón hará expiación sobre los cuernos del altar una vez al año; hará expiación 
sobre él con la sangre de la ofrenda de expiación por el pecado, una vez al año por 
todas vuestras generaciones; santísimo es al SEÑOR." Éxodo 30:8 y 10 (LBLA - 
destacado nuestro) 

Esta era la forma ritual que Dios diseñó para manifestar su gracia y perdón y con- 
seguir que todo Israel tenga acceso directo a su presencia. 



3. ¿Qué nos dice el Nuevo Testamento al respecto? 

Existe un texto en el Nuevo Testamento que contiene en sí mismo toda la explicación 
necesaria y suficiente . Se encuentra en Hebreos 10:19. Aunque pueda parecer exage- 
rado, recordando sólo este versículo se tiene suficiente evidencia bíblica para com- 
prender que Jesús es el reemplazo completo y mejorado de todo el santuario te- 
rrenal en su conjunto, dado que A TRAVÉS DE ÉL (y sólo Él), es como ahora tene- 
mos acceso a Dios, y Dios mora en nosotros (ya no más sacrificios de corderos, in- 
ciensos, velos, aguas, panes, candelabros, mesas, etc.) 

"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la 
sanare de Jesucristo " Hebreos 10:19 (LBLA - destacado nuestro) 

En este sentido la Biblia es muy clara. Si tenemos "libertad para entrar en el Lugar 
Santísimo" por la sangre de Jesús, es evidente que dicha Sangre reemplaza todo el ri- 
tual del antiguo Israel que permitía, como ya hemos dicho, el acceso a Dios, y la co- 
habitación de éste con Israel. Ahora, es a través de Jesucristo como accedemos a él, y 
Él a nosotros permitiendo la comunión o la cohabitación. 

Veamos cómo Jesús es comparado con varios de los elementos o acciones que se 
producían en el Santuario terrenal. 

A. Jesús es el Sumo Sacerdote (aquél que entraba una vez al año ante la misma 
presencia de Dios) 

"Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo 
sacerdote, el cual se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los 
cielos" Hebreos 8:1 (LBLA - destacado nuestro) 

B. Jesús "es" la sangre redentora (aquella de los machos cabríos y becerros que 
se sacrificaban para redención de Israel) 

"y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio 
de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo 
obtenido redención eterna" Hebreos 9:12 (LBLA - destacado nuestro) 

C. Jesús es el "sacrificio continuo" (aquél representado por corderos de un año de 
edad, que se sacrificaban tanto por la mañana como por la tarde, continuamente) 

"pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre. SE 
SENTÓ A LA DIESTRA DE DIOS" Hebreos 10:12 (LBLA - destacado nuestro) 

D. Jesús es el "velo" (que se rasgó en dos con su muerte) 

"Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar 
Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que El inauguró 
para nosotros por medio del velo, es decir, su carne. " Hebreos 10:20 (LBLA- 
destacado nuestro) 



E. Jesús reemplaza todo el ritual del Santuario terrenal 

"Cuando El dijo: Un nuevo pacto, hizo anticuado al prímero; y lo que se hace 
anticuado y envejece, esté próximo a desaparece/" Hebreos 8:13 (LBLA - des- 
tacado nuestro) 

Siguiendo con estas analogías, uno "podría" decir también que Jesús es el "pan", el 
"candelabro". Pero como no hay evidencias bíblicas explícitas respecto de estas últi- 
mas comparativas, preferimos quedarnos con Hebreos 10:19 donde sí se expresa cla- 
ramente que Jesús reemplaza todo el ritual del Santuario en su conjunto (inde- 
pendientemente de los elementos particulares que formaban parte del ritual judío). 



4. Ya no hay ritos purificadores, sólo Cristo y nuestras conciencias 

Nos gustaría terminar con las palabras de Pablo, que nos dice en Hebreos 10:21-25: 

"y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémo- 
nos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe. teniendo nuestro corazón pu- 
rificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura. Mantenga- 
mos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que pro- 
metió; y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas 
obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino ex- 
hortándonos unos a otros , y mucho más al ver que el día se acerca' Hebreos 
10:21-25 (LBLA - destacado nuestro) 



Blog EscuelaSabaticaASD